Limpian el aire que respiramos, proveen recursos, alimentos, ayudan a frenar el cambio climático… el rol de los bosques para el bienestar en nuestro planeta es innegable. No obstante, no es difícil pasar por alto las innumerables funciones que los bosques desempeñan y cómo impactan nuestras vidas, por eso hoy te presentamos 10 de los motivos por los que debemos trabajar para preservar las masas boscosas de nuestro planeta.

1. Nos ayudan a respirar

Es cierto que no son los únicos responsables de proveer al planeta de oxígeno (el fitoplancton proporciona más de la mitad del oxígeno), pero una de las funciones más reconocidas e importantes es la de absorber el dióxido de carbono y generar oxígeno. Se estima que un único árbol frondoso produce el suministro de oxígeno de un día para entre dos y diez personas.

Sin lugar a duda, los bosques juegan un papel fundamental como proveedores de aire de calidad, ya que pueden eliminar la contaminación ambiental de forma significativa: los árboles no solo absorben el Co2, sino que también procesan otros contaminantes como dióxido de sulfuro o dióxido de nitrógeno.

2. Limpian y mantienen el terreno

Gracias a las redes de raíces, los bosques son capaces de mantener de forma estable grandes cantidades de suelo. Esto hace que los árboles actúen como cimiento de diversos ecosistemas, ya que frenan la erosión de agua y viento y nos protegen de tormentas de polvo o desprendimiento de tierra.

Además, los bosques también sirven como filtro para eliminar ciertos contaminantes de la superficie porque son capaces de degradar toxinas, lo que las hace menos peligrosas.

3. Son el hogar de casi la mitad de las especies terrestres

Aunque la biodiversidad es muy importante, tanto para los ecosistemas como para humanos, está cada vez más amenazada en todo el mundo por la deforestación. No podemos olvidar que prácticamente la mitad de las especies terrestres conocidas habitan en bosques, es decir, el 80% de la biodiversidad terrestre se aloja en estos espacios naturales. En particular, las selvas tropicales son las más diversas y proliferas. Sin embargo, cualquier bosque del planeta rebosa vida: desde insectos o pájaros hasta grandes mamíferos que se encargan de mantener la biodiversidad y cadenas tróficas.

ciervos en un bosque nevado

4. Nos mantienen frescos

Gracias a las copas de los árboles, los bosques absorben parte de la radiación solar, lo que permite que aquellas áreas protegidas por sus sombras se mantengan frescas. Es por esto por lo que los árboles son también un elemento funcional e imprescindible en las ciudades, ya que pueden regular las temperaturas en espacios concretos y permitir hacer un menor uso de aire acondicionados.

Como ya hemos mencionado, la capacidad de absorber Co2 es una de las cualidades más destacadas de los árboles. Es algo que no solo permite que nuestro aire esté más limpio, sino que permite ralentizar el calentamiento global.

5. Sirven como proveedores de materias primas

Alimentos, medicamentos, madera, resina… los bosques son fuente de recursos para la producción de una inmensa variedad de productos que están presentes en nuestro día a día.

El desarrollo de la silvicultura sostenible es fundamental para que no perdamos los valiosos bosques a causa de la sobreexplotación y deforestación y, así, podamos continuar beneficiándonos de la naturaleza.

troncos de madera en un bosque

6. Son el hogar de millones de humanos

Cerca de 300 millones de personas viven en bosques. Entre ellos unos 60 millones de indígenas, cuya supervivencia depende casi por completo de los bosques nativos. De igual manera, millones de personas más viven a lo largo o en las proximidades de los de los bosques, por lo que para ellos preservar este medio es fundamental.

7. Amortiguan la contaminación acústica

Los bosques son una excepcional barrera contra el ruido, pues el sonido de ciudades se desvanece en ellos. Este efecto se debe en principal medida al ruido blanco que genera el movimiento de las hojas o los sonidos que aves pueden producir. De acuerdo con algunos estudios, los bosques pueden reducir entre 5 y 10 decibelios, o lo que es lo mismo, casi el 50% del sonido que puede percibir el oído humano.

Es también por este motivo que en los bosques, en los entornos humanos suponen un gran activo para el bienestar de los ciudadanos.

8. Crean empleo

De acuerdo con datos de las Naciones Unidas, más de 1600 millones de personas dependen de los bosques para sobrevivir, y 10 millones trabajan directamente en su gestión. Los bosques aportan alrededor del 1% del producto interior bruto mundial a través de la producción de madera y de productos no madereros, que por sí solos sustentan hasta el 80% de la población de muchos países en desarrollo.

9. Favorecen las lluvias

Los grandes bosques pueden influir en los patrones meteorológicos regionales e incluso crear sus propios microclimas. La selva amazónica, por ejemplo, genera unas condiciones atmosféricas que no solo favorecen las lluvias regulares allí y en las tierras de cultivo cercanas, sino que llegan hasta las Grandes Llanuras de Norteamérica.

Además, gracias a la capacidad de absorción del suelo y las redes de raíces de los bosques permiten mantener y reponer reservas de agua subterráneas imprescindibles para el consumo, riego y saneamiento.

copas de árboles entre la lluvia

10. Nos relajan

El fenómeno conocido como biofilia nos atrae de forma innata para explorarnos y disfrutar de su calma. En la actualidad existen numerosas creencias de que pasar tiempo en bosques es beneficioso para nuestra salud; la práctica japonesa shinrin-yoku o baños de bosque es una de ellas.

Abrir chat
Whatsapp
Hola 👋
¿En que puedo ayudarte?