El verano es una de las mejores épocas del año para disfrutar al aire libre, pero el aumento de las temperaturas puede jugarnos malas pasadas. Con la subida de los grados, es fundamental mantenerse hidratado para evitar fatiga, dolores de cabeza y golpes de calor. Por eso, el agua fría es nuestra mejor aliada.

Son muchas las formas en la que podemos hidratarnos; beber agua probablemente sea la mejor de ellas. Nada hace más apetecible la bebida en verano que la temperatura, por eso hoy te enseñamos cómo hacer que tu bebida dure fría todo el día:

  • Usa un termo

Las botellas térmicas o termos están especialmente diseñadas para mantener la temperatura durante mucho más tiempo que las botellas convencionales. Nuestras botellas presentan doble aislamiento térmico, por lo que es como tener una botella dentro de otra botella. Así, la temperatura se mantiene constante hasta 24 horas sin sacrificar ligereza, diseño y comodidad.

Botella modelo POLAR rodeada de cubitos de hielo

La botella POLAR es la aliada perfecta en verano

  • Guarda tu bebida en la nevera

Al guardar tu bebida en la nevera la noche antes de consumirla podrás disponer de agua mucho más fría, ya que la exposición al entorno para aumentar su temperatura tendrá que ser mayor.

  • Guarda tu botella en la nevera

No te recomendamos que intentes enfriar tu bebida dentro de una botella térmica, pero sí que guardes la botella vacía en la nevera. Debido al diseño de las botellas térmicas, la temperatura apenas cambiará en el interior, sin embargo, el exterior sí estará frío, lo que provocará que el efecto térmico se mantenga de forma eficiente. La botella tendrá que exponerse a temperaturas más altas y prolongadas para que se caliente el líquido en su interior.

  • Añade cubitos de hielo

Un truco tradicional y muy sencillo. Añadir hielo hará que la bebida esté más fría durante más tiempo. Además, en el caso de las botellas térmicas, el efecto se ve potenciado durante horas.

Mano introduciendo hielo en botella

La botella POLAR permite introducir cubitos de hielo gracias a su boca ancha

  • Aprovecha las características del entorno

Si te encuentras en el exterior, aprovecha las características del entorno: entierra tu botella bajo la arena de la playa (dejando el cuello al aire libre); utiliza la sombra, espacios en rocas o arroyos y ríos para sumergir tu botella y que la temperatura se mantenga constante durante más tiempo.

Botellas junto arroyo

  • No tardes en beber

Finalmente, toma tu bebida lo antes posible. Cuanto antes tomamos nuestras bebidas, menos espacio damos para que la temperatura de los líquidos cambie.

Como ves, existen muchos trucos para hacer que el agua o cualquier otra bebida aguanten mucho más tiempo frescas ¿has aplicado alguno de estos trucos o uno distinto antes? Cuéntanoslo.

Abrir chat
Whatsapp
Hola 👋
¿En que puedo ayudarte?